Poemas para resistir a una plaga

La poeta gaditana Marina Torti nos regala en esta ocasión sus versos de confinamiento. Una nueva entrega de su poesía confeccionada con retazos de experiencia que ilustra el fotógrafo y también paisano Oliva Jesús.

Impersonal

Inteligencia subordinada,
arrastrada a un cubículo inexacto.
Todos en cubierto por un mismo miedo,
un mismo pensamiento.
Unidos por miserias incoherentes,
muertos por los caminos.
Aterrados sintiéndonos seguros
tras una absurda mascara.
Vendidos al mejor postor,
porque no nos engañemos
la naturaleza dejo de seguir
su curso hace tiempo.
No es un castigo,
no nos lo merecemos por necios.
Detrás de esto solo hay una saca
esperando a ser llenada.

Tiempo

Al tiempo se le da tiempo.

Tiempo,
sobra decir que a todas nos urge.
Tiempo de tus besos,
tus caricias, tus senos.
Eso te decía en la cama,
cuando el orgasmo
lo hacía parecer hermoso.
Y no algo vacuo, estúpido,
sin significado.
Porque aunque no lo admitamos
a todas nos pone un poco
de poesía en la cama.
Después sobra,
como los pelos del baño,
los platos rotos, ese cuadro
perfectamente inclinado.

Al tiempo se le da tiempo.

Nos regala la capacidad de observar,
percibimos todos los defectos.
Seguidos por esa desagradable
sensación de vacío.
Nos obliga a conocernos enteras,
cuando las dos sabemos
que no es buena idea.
Demasiadas conversaciones
a media noche.
Demasiados miedos descubiertos,
demasiadas equivocas intenciones
cayendo en saco roto.
Quizás así la tempestad
se apacigüe una vez más.

El tiempo, es cierto eso que dicen
– Los tríos nunca fueron buenos -.

Mientras observo

Estoy en transición, es curioso
todo se transforma, siento al sol lejos.
Cuando antes siempre estaba a mi lado,
esa falta de Vitamina D no me sienta nada bien.

Solo quiero ahogarme en el mar,
pero ya no sería igual faltarían sus reflejos.

Esos que traspasan mi cuerpo,
esos que me hacen tanto bien.
Por eso no puedo ir al mar,
no me gustaría morir a oscuras.

Si tuviera opciones elegiría la playa.

Secarme bajo esa luz tan cálida,
poner mi música.
Así solo podría ver a los niños
descubriendo las olas mientras
sus madres sonríen orgullosas.
Esa nueva pareja sin parar de sonrojarse
cuando se rozan sin querer.
Mis amigas las bingueras
gesticulando sin cesar.
Esa mujer leyendo un libro,
tan sumamente atractiva
dependiendo su lectura.

Sola rodeada de esa alegría
que ofreces mientras observo.

Noche estrellada 

Mi noche estrellada no es como
la de mi amigo Van Gogh.
Esos amarillos estridentes
acompañados por un azul penetrante.
Tampoco está rodeada por esos árboles
terminados en punta pero sin violencia.

El mío es diferente, es oscuro azul suave.
Solo hay una estrella su tono es débil,
creo que es de esas que están a punto de morir,
a veces parpadea pidiendo ayuda.
Los edificios son todos iguales,
las persianas están bajadas.
El barrio no responde,
antes había más ropa tendida
antes había vida.
Mi pobre estrella esta pálida,
tendré que usar tus colores para consolarla. 

Últimas entradas

‘¿Y tú qué miras?’, la biografía irremplazable de Gabourey Sidibe

Por Eduardo Nabal En su delicioso, ágil, a ratos descarado y de desarmante sinceridad libro autobiográfico ¿Y tú que miras? nos acercamos a la joven que protagonizó el filme Precious, del muy desigual, aunque, casi siempre, bienitencionado realizador Lee Daniels, sobre una adolescente negra, maltratada, obesa, con VIH y una suerte de empoderamiento a medias. … Sigue leyendo ‘¿Y tú qué miras?’, la biografía irremplazable de Gabourey Sidibe

‘El perfume de las flores de noche’, la última gran novela de Leila Slimani

Por Eduardo Nabal Con una vasta herencia cultural y una prosa límpida y fluida, como en casi todas sus novelas, la escritora francesa, de origen marroquí, Leila Slimani nos regala un breve, conciso pero intenso periplo interior, algo que empieza siendo una reflexión sobre la necesidad del aislamiento para poder escribir y se acaba convirtiendo, … Sigue leyendo ‘El perfume de las flores de noche’, la última gran novela de Leila Slimani

‘Confesiones del estafador Félix Krull’: Thomas Mann y la maleabilidad de los géneros

Por Eduardo Nabal Si el todavía mal comprendido doctor Freud, en uno de sus escasos gestos de humildad, reconoció que los poetas y los narradores habían descubierto el inconsciente antes que él, las impulsoras de la ‘teoría queer’ nunca se han dejado de interesar por el legado literario o teórico del que surgen sus afirmaciones. … Sigue leyendo ‘Confesiones del estafador Félix Krull’: Thomas Mann y la maleabilidad de los géneros

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s