Se apaga la voz más radical en la lucha contra el sida

cuerposperifericosenred

Ha muerto Larry Kramer. Escritor, dramaturgo, guionista y, sobre todo, inagotable defensor de los derechos del colectivo LGTBIQ, Larry Kramer fue todo un icono de la lucha contra el SIDA en EEUU en los momentos más difíciles. Pasó de Gay Men Health Crisis a Act-Up y en ambas organizaciones fue un elemento polémico y visible, enfrentado a los poderes médicos y policiales, así como a un gobierno que no cuidaba la salud de los enfermos de sida. 

Guionista de clásicos como Mujeres enamoradas, de Ken Rusell, y autor de la incendiaría novela Maricones, que molestó también a un sector de la comunidad gay, Kramer es recordado por sus obras de teatro y su voz incansable. 

También estuvo en primera línea del activismo radical, lo que originó polémicas que llevaron a su expulsión de Gay Men Health Crisis, de la que fue cofundador, aunque halló una nueva línea de combate en Act-Up, con su activismo callejero y sus interpelaciones a la inacción de los poderes públicos frente a la pandemia del sida. 

Una de sus obras The normal hearth, ha sido llevada al cine con dignidad por Ryan Murphy, escrita por el propio Kramer y protagonizada por Mark Ruffalo, en un personaje con claros rasgos del propio Larry Kramer y sus luchas, disputas internas e incansable espíritu de combate. 

Kramer fue acusado de “homofobia interiorizada” por su primera novela, pero en The normal heart y Reports from the Holocaust cambia el tono por una denuncia personal. Él mismo no se consideraba un artista sino un luchador que utilizaba las palabras como armas de combate en una situación, los primeros momentos de la pandemia, en la que fue alabado y criticado casi a partes iguales. 

Criticó sin piedad la inacción de los políticos del momento ante una enfermedad que crecía de forma exponencial y ante la que solo había estigma y olvido. Aunque dado a la polémica y la paradoja, Kramer fue un guerrero incansable en una contienda contra la homofobia, la falta de atención en salud pública y el silencio en torno al sida. A él le debemos sentencias como: “Una de las lecciones más tristes que me ha enseñado esta pandemia es que el auténtico progresista heterosexual no es necesariamente amigo de la lesbiana o el gay. Luchara por los derechos raciales, por el derecho al aborto o porque la biblioteca Jefferson permanezca abierta siete días a la semana. Pero cuando se trata del homosexual siente nauseas. Intenta explicártelo, yo no puedo”.

La presunción holgazana. Memoria de un hombre trans en un día histórico

Escribo estas palabras de madrugada, en un aeropuerto de vuelta a la tierra donde mi familia materna me ha visto crecer, donde mi abuela me intentaba poner de pequeño, sin mucho éxito, unas bragas tejidas con todo su cariño. Isa me llamaban porque nací con vagina y de paso con los órganos internos cambiados. A…

‘Lemebel’, de Joanna Reposi, el biopic ineludible de un guerrillero con tacones

¿Cómo montar el legado de toda una vida en el carro de un proyector de diapositivas? Con esta escena empieza la película documental de la cineasta chilena Joanna Reposi sobre la vida, obra y herencia política del escritor y performer de la misma nacionalidad, Pedro Lemebel, una de esas referencias imprescindibles para entender el activismo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: