El retorno de ‘la política sexual’ de Kate Millet

Por Eduardo Nabal

En su breve pero documentado estudio La política sexual en Kate Millet Silvia López nos pone frente a uno de los nombres más significativos y polémicos del feminismo estadounidense de los años 70. Década de lucha y controversia que se abre con la publicación de Política sexual, su estudio teórico más amplio, complejo y contundente, a partir del análisis de  la obra de algunos afamados literatos varones de su época y de tiempos pasados como D. H. Lawrence, Henry Miller o Norman Mailler, y de cómo éstos plasmaban las relaciones de dependencia y poder entre hombres y mujeres, bajo el seno de una estructura social  heteropatriarcal. 

Al llegar a Genet, Millet abre un rayo de esperanza al desencializar los géneros, entendiendo tanto lo femenino como lo masculino como constructos culturales, apuntalados por instituciones como el matrimonio o la familia tradicionales. 

Millet, luchadora incansable pero de temperamento inseguro, responsable e integrante de grupos de creación artística para mujeres desde muy joven, sufrió varias depresiones que la llevaron a conocer, muy de cerca, el internamiento en los centros psiquiátricos del periodo y la violencia que en estos se ejercía contra el cuerpo y la voluntad de las enfermas. 

Además de influyente ensayista, Millet se mostró como una narradora notable en libros como En pleno vuelo, Sita, novela intensa y desgarrada sobre el trágico destino de una de sus más íntimas y difíciles parejas femeninas, o ese inmenso palimpsesto autobiográfico sobre la alienación psiquiátrica llamado Memorias de un manicomio, recién traducidos, por fin, al castellano. 

La inseguridad y el miedo a la soledad o el desamor de la autora, tanto en sus relaciones con hombres como, sobre todo, con mujeres, se plasman en una necesidad, donde se mezcla la desesperación y la rabia, por poner por escrito sus experiencias psicológicas y corporales, marcadas por el ejercicio del totalitarismo de las instituciones mentales, a través del uso y el abuso de los psicofármacos. 

Millet no fue muy bien recibida por el feminismo institucional en EEUU- capitaneado por mujeres como Betty Friedman-  cuando, a pesar de su matrimonio, se definió públicamente como ‘lesbiana’ y llenó de connotaciones sociopolíticas ese término, llegando después a cuestionarlo y a poner en entredicho su cualidad de ‘etiqueta al uso’, abriéndose a una multiplicidad de vivencias, sutilezas y matices. 

Millet, supuso, en el feminismo de los setenta, la reivindicación de la sexualidad, la libertad personal y el erotismo como corrientes revolucionarias contra el ‘estatus quo’ que, todavía, permitía la división de los roles sociales propios de hombres y de  mujeres, aún relegadas a la esfera doméstica. 

La ya mítica autora se acercó también al pensamiento -teñido de soterrado masculinismo- de autores, por otro lado, interesantes y fructíferos como Engels, Freud, Ruskin o incluso Stuart Mill, llegando a cuestionar la propia historia de las luchas del feminismo anglosajón a principios del siglo XX, con la vista puesta en el sufragio femenino que, para ella, supuso un ‘parón’ en el devenir de  la lucha de las mujeres.

La presunción holgazana. Memoria de un hombre trans en un día histórico

Escribo estas palabras de madrugada, en un aeropuerto de vuelta a la tierra donde mi familia materna me ha visto crecer, donde mi abuela me intentaba poner de pequeño, sin mucho éxito, unas bragas tejidas con todo su cariño. Isa me llamaban porque nací con vagina y de paso con los órganos internos cambiados. A…

‘Lemebel’, de Joanna Reposi, el biopic ineludible de un guerrillero con tacones

¿Cómo montar el legado de toda una vida en el carro de un proyector de diapositivas? Con esta escena empieza la película documental de la cineasta chilena Joanna Reposi sobre la vida, obra y herencia política del escritor y performer de la misma nacionalidad, Pedro Lemebel, una de esas referencias imprescindibles para entender el activismo…

‘Ángeles perdidos’, avance de un poemario en ciernes

Estos tres poemas pertenecen al poemario en estado de cocción del mismo nombre:’Ángeles perdidos’, del artista de la Maison Europea de Autores, en Bruselas, Rodrigo M. Malmsten, con una pródiga actividad en literatura erótica gay. El calor repta por el costillar del ciervo que te abraza floto en la oscuridad del lago floto… vago como…

Annie Proulx: de ‘Brokeback Mountain’ a ‘El bosque infinito’

Los nortemaericanos no tienen sentido del paso del tiempo, para ellos sol existen tres años: el año pasado, este año y el año que viene. Supongo que yo me atengo a mis tradiciones. Me gustaría saber que sigue habiendo bosque cuando yo no esté. Aunque tuviésemos una canoa llena de dinero, no nos permitirán ser…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: