El retorno de ‘la política sexual’ de Kate Millet

Por Eduardo Nabal

En su breve pero documentado estudio La política sexual en Kate Millet Silvia López nos pone frente a uno de los nombres más significativos y polémicos del feminismo estadounidense de los años 70. Década de lucha y controversia que se abre con la publicación de Política sexual, su estudio teórico más amplio, complejo y contundente, a partir del análisis de  la obra de algunos afamados literatos varones de su época y de tiempos pasados como D. H. Lawrence, Henry Miller o Norman Mailler, y de cómo éstos plasmaban las relaciones de dependencia y poder entre hombres y mujeres, bajo el seno de una estructura social  heteropatriarcal. 

Al llegar a Genet, Millet abre un rayo de esperanza al desencializar los géneros, entendiendo tanto lo femenino como lo masculino como constructos culturales, apuntalados por instituciones como el matrimonio o la familia tradicionales. 

Millet, luchadora incansable pero de temperamento inseguro, responsable e integrante de grupos de creación artística para mujeres desde muy joven, sufrió varias depresiones que la llevaron a conocer, muy de cerca, el internamiento en los centros psiquiátricos del periodo y la violencia que en estos se ejercía contra el cuerpo y la voluntad de las enfermas. 

Además de influyente ensayista, Millet se mostró como una narradora notable en libros como En pleno vuelo, Sita, novela intensa y desgarrada sobre el trágico destino de una de sus más íntimas y difíciles parejas femeninas, o ese inmenso palimpsesto autobiográfico sobre la alienación psiquiátrica llamado Memorias de un manicomio, recién traducidos, por fin, al castellano. 

La inseguridad y el miedo a la soledad o el desamor de la autora, tanto en sus relaciones con hombres como, sobre todo, con mujeres, se plasman en una necesidad, donde se mezcla la desesperación y la rabia, por poner por escrito sus experiencias psicológicas y corporales, marcadas por el ejercicio del totalitarismo de las instituciones mentales, a través del uso y el abuso de los psicofármacos. 

Millet no fue muy bien recibida por el feminismo institucional en EEUU- capitaneado por mujeres como Betty Friedman-  cuando, a pesar de su matrimonio, se definió públicamente como ‘lesbiana’ y llenó de connotaciones sociopolíticas ese término, llegando después a cuestionarlo y a poner en entredicho su cualidad de ‘etiqueta al uso’, abriéndose a una multiplicidad de vivencias, sutilezas y matices. 

Millet, supuso, en el feminismo de los setenta, la reivindicación de la sexualidad, la libertad personal y el erotismo como corrientes revolucionarias contra el ‘estatus quo’ que, todavía, permitía la división de los roles sociales propios de hombres y de  mujeres, aún relegadas a la esfera doméstica. 

La ya mítica autora se acercó también al pensamiento -teñido de soterrado masculinismo- de autores, por otro lado, interesantes y fructíferos como Engels, Freud, Ruskin o incluso Stuart Mill, llegando a cuestionar la propia historia de las luchas del feminismo anglosajón a principios del siglo XX, con la vista puesta en el sufragio femenino que, para ella, supuso un ‘parón’ en el devenir de  la lucha de las mujeres.

‘¿Y tú qué miras?’, la biografía irremplazable de Gabourey Sidibe

Por Eduardo Nabal En su delicioso, ágil, a ratos descarado y de desarmante sinceridad libro autobiográfico ¿Y tú que miras? nos acercamos a la joven que protagonizó el filme Precious, del muy desigual, aunque, casi siempre, bienitencionado realizador Lee Daniels, sobre una adolescente negra, maltratada, obesa, con VIH y una suerte de empoderamiento a medias. … Sigue leyendo ‘¿Y tú qué miras?’, la biografía irremplazable de Gabourey Sidibe

‘El perfume de las flores de noche’, la última gran novela de Leila Slimani

Por Eduardo Nabal Con una vasta herencia cultural y una prosa límpida y fluida, como en casi todas sus novelas, la escritora francesa, de origen marroquí, Leila Slimani nos regala un breve, conciso pero intenso periplo interior, algo que empieza siendo una reflexión sobre la necesidad del aislamiento para poder escribir y se acaba convirtiendo, … Sigue leyendo ‘El perfume de las flores de noche’, la última gran novela de Leila Slimani

‘Confesiones del estafador Félix Krull’: Thomas Mann y la maleabilidad de los géneros

Por Eduardo Nabal Si el todavía mal comprendido doctor Freud, en uno de sus escasos gestos de humildad, reconoció que los poetas y los narradores habían descubierto el inconsciente antes que él, las impulsoras de la ‘teoría queer’ nunca se han dejado de interesar por el legado literario o teórico del que surgen sus afirmaciones. … Sigue leyendo ‘Confesiones del estafador Félix Krull’: Thomas Mann y la maleabilidad de los géneros

La ‘Sra. Dalloway’ de Marleen Gorris, la mejor adaptación de la novela de Virginia Woolf

Por Eduardo Nabal Aunque no cabe duda de que su gran alegato feminista sigue siendo esa comedia dramática, de fondo rural y varios personajes, llamada Antonia (1995), ganadora del Óscar a la mejor película extranjera, en ocasiones se ha pasado por alto la cuidadosa adaptación que hizo la realizadora neerlandesa Marleen Gorris de la célebre … Sigue leyendo La ‘Sra. Dalloway’ de Marleen Gorris, la mejor adaptación de la novela de Virginia Woolf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s