‘La vida por delante’

La sororidad de los cuerpos subalternos

Por Eduardo Nabal

Inspirándose en una singular novela de Roman Gary, y apoyada en la presencia de la mítica estrella italiana Sofia Loren dando vida con emocional convicción al papel Mama Rosa, el realizador italiano Edoardo Ponti sabe manejar a la perfección en La vida por delante los elementos de comedia social y melodrama intimista, logrando una, algo tramposa, pero, a ratos inteligente y bellamente rodada, reflexión sobre los abusos del poder en el pasado y el presente. 

En la costa italiana vive una exprostituta, superviviente del campo de concentración de Auschwitz, que acoge en su cálido hogar a dos muchachos de diferentes culturas y procedencias geográficas, todas marcadas por el fantasma de la inmigración, la intolerancia religiosa y el estigma social. A pesar de las reticencias iniciales y del carácter inestable de esa mujer anciana y de carácter fuerte que interpreta con admirable precisión Sophia Loren, esa mujer, cuyo único amigo verdadero es un anciano médico, empezará una relación especial y marcada por el la confianza y el afecto con el joven senegalés al que da vida Ibrahima Guye, que se dedica con éxito al tráfico de drogas a lo largo y a lo ancho de la ciudad. 

Aunque el filme dista mucho de estar magistralmente narrado, maneja con asombrosa habilidad los hilos de la trama, la fusión de la ironía y el sentimentalismo, los recuerdos del pasado y el temor al futuro, sobre todo cuando la protagonista empieza a perder la cabeza ante el estupor de sus jóvenes huéspedes. 

A pesar de contener momentos de dulzura y sensualidad, como ese baile entre las dos mujeres de diferentes generaciones o ese mismo arranque de ritmo del pequeño senegalés en un mercado nocturno, el filme esta presidido por los fantasmas de la miseria y la fatalidad que cobran la forma de las fuerzas policiales, médicas y del abismo generacional que marca la disparidad entre los conflictos en los que habitan unos y otros personajes, tratando de comunicarse. 

Ponti no rehúye los mecanismos del sentimentalismo, pero la entregada interpretación de Loren y su interacción con el joven Mohamed (que se hace llamar Momo) nos dan algunos de los momentos más singulares y arrebatadores de un filme discutible pero lleno de empuje emocional. La cuidada fotografía de interiores (como esa “cueva” donde Rosa se refugiaba del asalto de las tropas nazis) o exteriores (como las vistas del mar de la ciudad) y la música multicultural de Gabriel Yared, acaban por afianzar la solidez de una propuesta no exenta de trucos y coincidencias destinadas a emocionar al espectador, pero que logra, con cierta dignidad e indiscutible soltura, una mirada límpida a los problemas de varias generaciones de excluidos.

Últimas entradas

David Cronenberg: el cuerpo como productor de significantes

Por Eduardo Nabal Muchas etiquetas han llovido sobre el director candiende, David Cronenberg, de larga y desigual trayectoria, que con este Premio Donosti al menos obtiene parte de reconocimiento de su importancia resignifcativa dentro del llamado cine contemporáneo. Del gore a la filosofía, de la fotografía en blanco y negro al cine en todo color, Cronenberg … Sigue leyendo David Cronenberg: el cuerpo como productor de significantes

‘Great Freedom’, homofobia y encuentros carcelarios en la Alemania de la posguerra

Por Eduardo Nabal La segunda película del realizador austriaco Sebastian Meise se erige, además de como un excelente trabajo de puesta en imágenes y despliegue de recursos actorales, en un testimonio necesario en estos tiempos de involucionismo y desmemoria histórica. Great Freedom (2021) nos narra tres momentos de la vida y la historia, en los … Sigue leyendo ‘Great Freedom’, homofobia y encuentros carcelarios en la Alemania de la posguerra

Flamenco, territorio de disidencias en el Corral de San Antón

Por José García Ya se respira el orgullo andaluz por todos los pueblos y ciudades de la provincia de Cádiz. Al Zahara Pride que nos sorprendió hace un par de fines de semana, se une este acto sobre Flamenco, territorio de disidencias, organizado por el Corral de San Antón, en Jerez de la Frontera, un … Sigue leyendo Flamenco, territorio de disidencias en el Corral de San Antón

‘Las mejores mentes de mi generación’: Allen Ginsberg se explaya sobre los ‘beat’

Por Eduardo Nabal Las mejores mentes de mi generación, la primera frase del gran poema de la voz más lúcida e inconclasta de la Generación Beat es también el título de su ensayo, un trabajo ingente con una serie de conferencias donde reúne a los grandes representantes de  esos jóvenes rebeldes que cantaron con voz … Sigue leyendo ‘Las mejores mentes de mi generación’: Allen Ginsberg se explaya sobre los ‘beat’

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s