‘Ma Rainey’s Black Bottom’, clasicismo y biografismo para la historia del blues

Por Eduardo Nabal

La última y posiblemente más original apuesta del discreto realizador George C. Wolfe, salido de la industria hollywoodiense al uso, denota de principio a fin su origen teatral, en este caso una sólida, aunque algo teñida por el clasicismo, pieza teatral del dramaturgo y novelista August Wilson que nos acerca a la figura de una destacada cantante de blues, Ma Raine. Un prodigioso trabajo de la ya madura Viola Davis, con esa mezcla de maneras autoritarias y corazón inseguro de la oronda vocalista. 

Llamada aquí, sin mucho tiento, como La madre del blues, la película se apoya sobre todo en dos espacios contrapuestos. Por un lado, el que ocupan los músicos negros varones ensayando y discutiendo, con un impresionante monólogo de Chadwick Boseman como el inestable y hosco Leeve, que recuerda su difícil infancia bajo el racismo sureño y la suerte desgraciada de sus progenitores. Por otro lado, tenemos la llegada espectacular de Ma Rainey que, acompañada de su joven, díscola y sensual amante femenina (encarnada por Dusan Brown), se niega a que se mueva un solo ápice en los planes trazados para la grabación de su disco, haciendo y deshaciendo los planes del dueño del estudio de grabación e incluyendo unas breves palabras de su tímido sobrino antes de  comenzar a entonar esa melodía que da título a la película. 

Aunque el filme tiene situaciones de comedia satírica y cierto pintoresquismo, deja finalmente un sabor amargo, al mostrarnos, de forma tal vez un tanto evidente, las dificultades por salir adelante de un grupo musical afroamericano -cuyas melodías jalonan el desarrollo del filme- frente al encorsetamiento impoluto de la llamada ‘sociedad blanca’.

Leeve hace una fallida, pero intensa, aproximación sexual a la compañera sentimental de Ma Raine, lo que añade algo de tensión dramática al desarrollo del argumento, que navega en lides de buena literatura, diálogos mordaces y cine contenido. 

El realizador sabe darle intensidad a la disposición de los intérpretes en el espacio, pero el material que tiene entre manos no acaba de despegar por una realización ajustada y, en algunos momentos, modélica, pero no excesivamente imaginativa. 

Una fina ironía, una mezcla de humor negro y dolor soterrado, una extraña mezcla de cariño y temor por las acciones e interacciones de sus personajes están presentes en Ma Rainey’s Black Botton, un filme que, a pesar de la cuidada fotografía de Andrew Mondsheim y el inspirado guión de Rubén Santiago-Hudson, tiene algo de demodé en su mezcla de denuncia social, comedia de costumbres y drama psicológico con final trágico. 

Lo mejor de la producción es cómo el realizador sabe situar a los personajes en los diferentes lugares de ese edificio donde se graba la versión más atrevida de una canción destinada a remover conciencias, en medio de un ambiente a ratos tenso, en otros momentos frívolo y por momentos, al menos en apariencia, descreído en el éxito de la lucha por las libertades. Al menos Scott logra que sea un placer oír los diálogos del original dramático de Wilson puestos en boca de dos grandes intérpretes obsesionados, cada uno a su manera, por el valor simbólico, efímero o no, de la fama y el éxito. 

Ma Raine, una figura legendaria en la historia del blues, influyó sobre figuras míticas como Bessie Smith, colaboró también con Louis Armstrong, llegó a ser propietaria de varios teatros y, en algunas de sus canciones, como Prueba conmigo, hace referencia directa al amor y la sexualidad entre mujeres. 

ÚLTIMAS ENTRADAS

Metalepsis y subjetividad: la astucia narrativa de ‘Maricón perdido’

Por José García La situación habitual en una narración ubica al narrador en un nivel distinto al de los personajes y los elementos del universo ficticio que está construyendo con su relato, por lo cual no existe la posibilidad de romper la subordinación o jerarquía entre estos y aquel. El mantenimiento de este orden de … Sigue leyendo Metalepsis y subjetividad: la astucia narrativa de ‘Maricón perdido’

Una dama extraviada: nociones de género y diferencia en la narrativa de Willa Cather

Por Eduardo Nabal Ya en su monumental ensayo Cuerpos que importan, la filósofa Judith Butler dedica, con ayuda de Sedgwick, un capítulo entero a la problemática del género y los nombres en las novelas de Willa Cather, que nunca se identificó del todo ni como feminista ni como lesbiana. Cather retrato con una prosa fluida … Sigue leyendo Una dama extraviada: nociones de género y diferencia en la narrativa de Willa Cather

Apología de un desmembramiento y otros versos heridos

Por Marina Torti Fotografía de Oliva Jesús (publicación póstuma) Desquebrajada por mis pensamientos golpeo mi hombro para volver a colocarlo un dolor seco se apodera de mi sistema nervioso. Las convulsiones me hacen vomitar, lleno el salón de recuerdos todos ellos despojados del silencio no paran de palpitar sobre mis tímpanos. La paranoia no deja … Sigue leyendo Apología de un desmembramiento y otros versos heridos

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s