‘Mi historia’, de Emmeline Pankhurst, vierte al castellano la lucha de las ‘suffragettes’

Por Eduado Nabal

Como nos transmite el testimonio autobiográfico de Pankhusrst, recientemente traducido al castellano con pasión por Gloria Fortún, la lucha por el sufragio femenino no fue, en absoluto, una batalla serena. En sus memorias de aquellos días, anteriores a la Primera Guerra Mundial, la autora nos acerca a enfrentamientos de toda clase, manifestaciones, encarcelamiento, huelgas de hambre, lucha callejera y hasta censura por todo lo alto. La clase política británica no iba a ceder con facilidad y, como hemos visto recientemente en el contundente filme de Sara Gavron Sufragistas, el espíritu de combate de esas mujeres, muchas de modesta extracción social, no se detuvo ante nada. 

Emmeline Pankhusrst fundó en el año 1903 la Unión Social y Política de las Mujeres y fue uno de los miembros más destacados en el largo combate por el derecho al voto de las mujeres a principios del siglo XX. Del sabotaje a la insurrección en las calles, del Parlamento a los comités sindicales, las llamadas ‘suffragettes’ dejaron su pie, y algunas hasta su vida, en una empresa donde se jugaba algo más que el derecho a votar, la posibilidad de ser escuchadas, tenidas en cuenta, reconsideradas como un grupo social mayoritario convertido -por leyes injustas y creencias atávicas- en una minoría política. 

Emmeline logra ir elevando el tono de su testimonio hasta su liberación final y su visita a EE. UU., recordando sus demandas, sus falsos aliados pero también las gratas sorpresas en un combate desigual entre las mujeres organizadas y los poderes fácticos más conservadores. En Mi historia, Emmeline Pankhusrst logra, a su manera, el retrato de un periodo histórico, marcado por el miedo, la autosuperación y por cómo consiguieron poner contra las cuerdas a sus más fieros detractores, capaces de llegar a la tortura para silenciar sus gritos de combate. “

Mi historia es, a ratos, un libro esperanzador, pero también el testimonio de la aspereza de determinadas luchas que hoy ni siquiera contemplamos desde la distancia o el olvido.  Fue la solidaridad, la resistencia y el empuje de estas mujeres, ridiculizadas, parodiadas, invisibilizadas y atacadas de mil formas, lo que en 1927 permitió el derecho al voto de las mujeres inglesas. La hija de la protagonista, licenciada en derecho, tuvo, durante un tiempo que mantenerse al margen del combate de su madre, porque a las mujeres, entre otras cosas, no se les permitía ejercer libremente la abogacía. 

Un pedazo de historia que hoy se vuelve sangrante, esclarecedor e imprescindible y que tuvo su fin con la apertura de otra Gran Guerra, fruto de la estupidez y la codicia sin límites de los poderosos.

Últimas
publicaciones

La presunción holgazana. Memoria de un hombre trans en un día histórico

Escribo estas palabras de madrugada, en un aeropuerto de vuelta a la tierra donde mi familia materna me ha visto crecer, donde mi abuela me intentaba poner de pequeño, sin mucho éxito, unas bragas tejidas con todo su cariño. Isa me llamaban porque nací con vagina y de paso con los órganos internos cambiados. A…

‘Lemebel’, de Joanna Reposi, el biopic ineludible de un guerrillero con tacones

¿Cómo montar el legado de toda una vida en el carro de un proyector de diapositivas? Con esta escena empieza la película documental de la cineasta chilena Joanna Reposi sobre la vida, obra y herencia política del escritor y performer de la misma nacionalidad, Pedro Lemebel, una de esas referencias imprescindibles para entender el activismo…

2 comentarios sobre “‘Mi historia’, de Emmeline Pankhurst, vierte al castellano la lucha de las ‘suffragettes’

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: